Estudiantes de Derecho UPN llegaron a semifinal en concurso de litigación oral

Jóvenes de nuestro campus Cajamarca demostraron sus conocimientos en derecho procesal penal en certamen organizado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Presentamos la crónica de esta experiencia narrada por ellos.

Estudiantes de Derecho UPN llegaron a semifinal en concurso de litigación oral

“Confidentia iure” fue el nombre con el que tuvimos el honor de representar a UPN en el “IV Concurso de Litigación Oral” organizado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

Estamos matriculados en el curso de Derecho Procesal Penal II y nuestro docente nos animó a participar, pues junto con el perfil corporativo y privado del derecho tenemos una sólida formación en la rama pública del derecho, específicamente en derecho penal.

Con ese objeto Ana Sánchez, Andrés A. Vílchez y Jackeline Tejada conformamos un equipo. Después de leer las bases, con el apoyo de nuestro director de carrera recabamos los requisitos necesarios y enviamos nuestra inscripción al correo estipulado.

Días más tarde fuimos notificados que estábamos aptos para seguir con las siguientes fases del concurso, además de la remisión de la carpeta fiscal, materia de lo que sería la fase virtual, alegatos de audiencia de prisión preventiva y defensa. Posteriormente grabamos el vídeo con el apoyo de PROA, laboratorio audiovisual de la Facultad de Comunicaciones, que también se encargó de su edición. En todo este proceso tuvimos apoyo de nuestro asesor y de maestros en materia penal que laboran en nuestra universidad.

Estudiantes de Derecho UPN llegaron a semifinal en concurso de litigación oral

Nuestros estudiantes de Derecho obtuvieron el tercer lugar en el certamen. Aquí durante la ceremonia en que fueron reconocidos.

El 13 de mayo recibimos un correo que nos anunciaba que habíamos pasado a la fase presencial. Las audiencias de juicio oral se darían en Cajamarca, del mismo modo, debíamos realizar nuevamente el estudio de la carpeta fiscal, puesto que el 4 de junio se daría la ceremonia de inducción, el 5 se iniciaría el litigio, el 6 tendría lugar la semifinal y el 7 la final de la fase presencial a nivel regional.

En nuestra primera audiencia nos asignaron por azar el rol de defensa. Armamos alegatos de apertura, interrogatorio a dos testigos que desacreditaran el delito y la imputación del Ministerio Público. Por último, alegatos de cierre. La audiencia siguió su curso, con una competencia muy tenaz con representantes de la universidad UPAGU, que tenían gran desenvolvimiento escénico. No obstante, fuimos firmes, técnicos y muy persistentes respecto a nuestros argumentos; del mismo modo, procuramos tener una rápida reacción para poder contraatacar en el contrainterrogatorio y alegatos de cierre. Grande fue nuestra sorpresa cuando ambos equipos pasamos a la semifinal, además de dos equipos de la UNC.

El día 6 los nervios fueron mucho más intensos pero las ganas de dar lo mejor de nosotros nos alentaba. Esta vez por sorteo nos tocó ser Ministerio Público, pero por esas cosas inexplicables nos tocó litigar con el mismo equipo del día anterior. Nuestra estrategia fue clara, cambiamos la tipificación del delito en la imputación, ya no era homicidio calificado, ahora era feminicidio previsto en su inciso 1. Debíamos acreditar la causal de feminicidio llamando a un testigo clave y del mismo modo a un testigo presencial que señale al imputado como autor del hecho. Así se dio el desarrollo de la audiencia. Por fortuna nuestra contraparte no tuvo una reacción eficiente frente a nuestra estrategia, pues en sus alegatos de apertura no contradijeron la imputación, decidieron no hacer contrainterrogatorios y sus alegatos de cierre fueron débiles. Sin embargo, seguían teniendo gran dominio escénico y dotes para la oratoria.

Llegó el momento de escuchar los resultados. Los dos equipos de la UNC estaban en la final, mientras que nosotros quedamos en tercer lugar en la etapa regional. Esperábamos llegar a la final y, cómo no, concursar a nivel nacional. No obstante, debemos reconocer el mérito de la competencia y confiar en que el ganador representará de manera idónea a nuestra región.

La experiencia de esta participación ha sido enriquecedora, tanto para nosotros como para UPN, ya que hemos podido incursionar en una rama no muy explorada por nuestra universidad. Pero como dijimos, hemos demostrado tener una formación sólida y litigamos de la mejor manera posible, con excelentes presentaciones en audiencias.

Estamos agradecidos por la oportunidad que nos brinda nuestra universidad y por el respaldo en este tipo de concursos. Por las asesorías prestadas, en especial la del fiscal Alfredo Rebaza, quien no dudó en apoyarnos, además de pulir ciertos errores que cometimos. Del mismo modo queremos agradecer a nuestro director de carrera, Luis Carlos Polo, quien nos dio la mano en todo momento, confió en nosotros y transmitió la seguridad que necesitábamos.

*Este post es una colaboración de Ana Sánchez, Andrés A. Vílchez y Jackeline Tejada, estudiantes de la carrera de Derecho de la Universidad Privada del Norte

Conoce más sobre los logros de nuestros estudiantes ingresando a nuestra plataforma de blogs.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *