El antes y después de la comunicación interna

En un ambiente de trabajo positivo, transparente, justo y con una comunicación clara se tendrán óptimos resultados.

Antes de la pandemia la comunicación interna cumplía un rol clave para gestionar los mensajes de forma adecuada para que puedan llegar a todos los públicos dentro de la organización.

Sin embargo, el transformar los entornos de trabajo a remoto o home office hizo que se fortaleciera el impacto que llevaba y se idearan en tiempo récord nuevas estrategias para impactar en los colaboradores que ahora trabajaban desde casa: se había perdido la interacción social de pasillo al que estaban acostumbrados, la cercanía de ir de oficina en oficina para poder brindar algún dato. Había cambiado el escenario y era oportuno adaptarse cuanto antes.

En este nuevo contexto los miembros del equipo se encuentran trabajando y conviviendo con su ambiente familiar y personal, y ha sido un gran reto que puedan equilibrar estos aspectos junto con la incertidumbre de encontrarse en una crisis mundial.

La comunicación interna ha sido pieza clave. Quizás antes no se distinguía su importancia dentro de las organizaciones, pero esta situación ha mostrado que es necesario tener contacto con los trabajadores, que sepan e interioricen los mensajes que se brindan. La gran pregunta que ha surgido es ¿cómo hacerlo? Si ya no puedo verlos, aquí empezaba el gran reto.

Comunicación interna en las organizaciones

Otro aspecto que también se había perdido eran aquellos momentos donde se podían compartir anécdotas y generar pausas que enriquecen las relaciones dentro de las empresas. Es así como los líderes han cumplido una gran función al detectar esta necesidad y se han puesto a disposición para generar y apoyar ideas que nutran el contacto, el bienestar y el acompañamiento para brindar entornos seguros donde en comunidad se pueda continuar con el trabajo y disfrutar de los momentos personales también.

Algunas de las nuevas herramientas de comunicación interna son los podcasts, las redes sociales internas, los videos internos, muros para comentarios, aplicativos y espacios alternativos de conversación que ya no tienen como objetivo solo plantear los avances de la empresa, sino también que funcionan para escuchar, brindar apoyo, diversión, relajación y confianza compartiendo sentimientos de equipo. Ante los momentos difíciles por los que se podía estar pasando, era motivador saber que tenías un grupo que se interesaba por lo que te estuviera pasando y podían brindarte su mano, inclusive estando en distancia.

La comunicación interna siempre ha estado presente. Recordemos que todo comunica, incluso si no nos hemos planteado hacerlo de esa forma. Con el pasar del tiempo se han ido presentando nuevos retos y con creatividad, predisposición y ganas de tener un ambiente laboral exitoso y en armonía se han ideado estrategias innovadoras que colocan como prioridad al colaborador.

*Este post es una colaboración de Karina Luz Farje Campos, docente de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *