La entrevista: siempre incisivos, nunca agresivos

El periodista nunca debe mostrar los dientes de la agresividad contra el entrevistado porque el resultado será contraproducente para el entrevistador y un obsequio para el político que recurrirá a la victimización.

entrevista

Un periodista no debe ser ni demasiado complaciente ni demasiado agresivo con sus entrevistados.

Aún se sigue comentado la entrevista entre el conductor de Cuarto Poder, Augusto Thorndike, y el presidente de la república, Martín Vizcarra. El viernes 23 de octubre, cinco días después del áspero diálogo televisado, el maestro de la entrevista César Hildebrandt, autor de Cambio de palabras, sostuvo: “…el diario que envío a su sicario televisivo a embestir a Vizcarra como si de un conserje de los Miró Quesada se tratara”.

Thorndike teniendo todo a su favor, con su actitud de boxeador sin técnica, hizo que su agresividad se le fuera de la mano y generó en la opinión pública una corriente contra la entrevista cuando su objetivo debió ser mostrar la versión de un presidente ante imputaciones tan serias que, de probarse, pueden conducirlo a la cárcel.

Hacia 1981, Gabriel García Márquez escribió: “Hay entrevistadores de diversas clases, pero todos tienen dos cosas en común: piensan que aquella será la entrevista de su vida, y están asustados. Lo que no saben -y es muy útil que lo sepan- es que todos los entrevistados con sentido de la responsabilidad están más asustados que ellos. (…) Los que creen que el susto sólo lo tienen ellos, incurren en uno de los dos extremos: o se vuelven demasiado complacientes, o se vuelven demasiado agresivos. Los primeros no harán nunca nada que en realidad valga la pena. Los segundos no consiguen nada más que irritar al entrevistado”.

«Las repreguntas son claves en la entrevista porque el periodista, si escucha con atención y sabe plantear preguntas con facilidad, puede poner en aprietos al entrevistado, siempre con respeto, claro»

Es un consenso profesional, sobre todo cuando el entrevistado es un político, que el periodista no debe ser complaciente. La recomendación es que siempre sea incisivo, teniendo como base información valiosa para sus preguntas. También se sugiere que el periodista nunca debe mostrar los dientes de la agresividad contra el entrevistado porque el resultado será contraproducente para el entrevistador y un obsequio para el político que recurrirá a la victimización.

Las repreguntas son claves en la entrevista porque el periodista, si escucha con atención y sabe plantear preguntas con facilidad, puede poner en aprietos al entrevistado, siempre con respeto, claro.

Sobre este punto, César Lévano escribió: “El periodista no debe reducirse a instrumento de la grabadora mecánica, ni tampoco resignarse al papel de notario pasivo que se contenta con la respuesta del entrevistado, el cual suele ser complaciente consigo mismo: ha de mantener la actitud crítica, estar alerta. La repregunta es el valor añadido de la pregunta”.

Hace poco, un candidato presidencial se equivocó en mencionar la cifra exacta de la Remuneración Mínima Vital. La pregunta fue buena, porque los políticos, generalmente, no están enterados de los problemas cotidianos de la gente.

García Márquez recuerda esta escena interesante de una conferencia de prensa sobre temas económicos que concedió el presidente de Francia Valéry Giscard d’Estaing. “Fue un espectáculo radiante, en el cual los periodistas disparaban con cargas de profundidad, y el entrevistado respondía con una precisión, una inteligencia y un conocimiento asombrosos. De pronto, una periodista preguntó con el mayor respeto: ‘Sabe usted, señor presidente, ¿cuánto cuesta un billete de Metro?’.  El señor presidente, por supuesto, no lo sabía”.

*Este post es una colaboración de Paco Moreno, docente de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Privada del Norte.

Conoce más sobre periodismo, entrevista y otros temas de comunicación ingresando a nuestra plataforma de blogs.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. JEAN CARLOS ANCCORI PUMA dice:

    Es una exelente comunidad.. UPN una prestigiosa universidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *