Educación-comunicación: poner en común para generar aprendizaje

educación-comunicación: poner en común para generar aprendizaje

Hasta hace tres o cuatro décadas, en las facultades de comunicación se tomaba con reserva la posibilidad de que los mass media y las técnicas comunicacionales pudiesen intervenir en los procesos educativos. Si bien los primeros proyectos de comunicación para el desarrollo tenían en las radios comunitarias una herramienta que facilitaba la transmisión y comprensión de mensajes, existía aún entre los propios comunicadores poca credulidad respecto a la eficacia de esta práctica.

Más que una falsa disyuntiva, se trataba de un temor justificable en torno al uso, en un terreno tan delicado como el educativo, de técnicas y medios bajo sospecha de provocar serios trastornos en el tejido social.

El curso de los hechos y el tiempo, no obstante, ha demostrado que comunicación y educación pueden y deberían formar alianzas potenciando beneficios en función al fin último de ambas, que es el ser humano. Uno de los casos emblemáticos de los alcances de esta sociedad es la estrategia que llevó adelante el filósofo Antanas Mockus al llegar a la alcaldía de Bogotá en 1994.

Para enfrentar los problemas de violencia y seguridad de la capital colombiana, Mockus tomó una primera decisión atípica designando a colegas de la academia en cargos administrativos, en tanto las acciones de sus dos períodos como alcalde tuvieron la premisa de educar a través de la comunicación. Aun cuando algunos arquearon las cejas frente a las medidas, muy pronto provocaron una virtuosa espiral de participación y a la larga los resultados probaron que la estrategia fue acertada.

Así, mientras en 1994 se cometían 4352 asesinatos por año en Bogotá, al 2003 éstos se habían reducido a 1604. También decrecieron los delitos contra la propiedad en un 50% y se pasó de 174 secuestros a 21 y de 376 asaltos a bancos a 14. Hay quienes sostienen que por aquellos años la acción del narcotráfico había comenzado a disminuir, pero lo cierto es que el repliegue de la violencia y delincuencia en general fue mucho más significativo en Bogotá.

A la par de medidas específicas que incidieron en el campo de la salud, educación, la recuperación de confianza en la policía y un freno a la deserción escolar en zonas marginales, Mockus empleó técnicas de publicidad BTL (below the line o no convencional) para promover los cambios culturales que sirvieran de sostén a sus proyectos. Todo esto se hizo a través de la intervención de mimos, la difusión del arte a gran escala y por cierto el respaldo de la prensa y los medios de comunicación.

En un artículo en el que expone una visión de lo que se ha dado en llamar educomunicación, el escritor, periodista y cineasta boliviano Alfonso Gumucio cita una idea de Daniel Prieto sobre este concepto: “Es muy difícil aprender de alguien con quien poco me comunico, mal me comunico o no me comunico. “Es muy difícil aprender de alguien con quien no comparto tiempo, porque ni él ni yo lo tenemos”. Llevado al plano puntual del aula, esta es una reflexión que pone de relieve los nexos vitales entre educación y comunicación en los procesos de aprendizaje. O para decirlo de otro modo, no cabe hablar de educación si no hay comunicación, y esto vale tanto para los procesos de aprendizaje escolares y universitarios como sociales.

Dadas las circunstancias actuales del país, bien haríamos en fijarnos en experiencias educativas -individuales, colectivas, sociales- en las cuales el componente comunicacional haya sido una viga maestra. Son diversos los antecedentes que demuestran sus bondades en propósitos que a primera vista parecieran inabordables. Sucede a menudo que hacemos las cosas en función a objetivos cuantitativos, pero habría que tener en cuenta que cuando hablamos de personas los números no explican a cabalidad sus progresos. Es entonces cuando debemos convocar a la creatividad y la innovación.

¿Quieres conocer más sobre este y otros temas de comunicación? Ingresa a nuestra plataforma de blogs.

Fuentes:

http://www.escritoresyperiodistas.com/NUMERO31/NUMERO31.htm

https://www.diariodelviajero.com/america/la-ley-zanahoria-y-otras-cosas-que-cambiaron-bogota-y-el-mundo-gracias-a-un-hombre-con-una-pistola-de-plastico

https://www.infobae.com/2012/11/27/1062044-bogota-la-ciudad-que-redujo-el-crimen-mimos/

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *