Periodismo: la necesidad de recuperar la forma del fondo

periodismo: la necesidad de recuperar la forma del fondo

collectivelyconscious.net

Desde que el oficio periodístico obtuvo carta de ciudadanía según los cánones académicos, la teoría propuso como uno de los ideales del producto noticioso un cuidadoso equilibrio entre fondo y forma. Un justo balance entre los elementos de la historia que un periodista cuenta y las técnicas lingüísticas que emplea para que esa historia cautive, agrade y sea en lo posible perdurable.

Digamos que lo concerniente al contenido periodístico ha permanecido -pese al vigor que tuvieron en su momento corrientes, modas y tendencias- sin mayores variaciones a través del tiempo: el buen periodismo no ha dejado de proponer temas de amplio interés que tienen repercusión en la vida individual y social de las personas. De por medio está la necesidad de contar con información para tomar decisiones, desde las más simples hasta las más complejas, a menos que uno haya decidido ir de espaldas al mundo.

En cuanto al modo en que los periodistas contamos historias, los cambios han sido más notorios. Esto porque además de los recursos propiamente lingüísticos, en este terreno debemos considerar a la tecnología y a los diversos y valiosos aportes que ha hecho al periodismo y a la comunicación en general. Comparemos por un momento lo arduo que resultaba componer textos con linotipos hace 150 años con las facilidades que nos brinda hoy en día una liviana laptop para escribirlos y editarlos.

Pese a sus bondades, es evidente que el auge tecnológico ha supuesto también algunos inconvenientes -dilemas, sería más adecuado llamarlos- para el periodismo y los periodistas. Probablemente surgieron cuando Dan Gillmor, columnista del San Jose Mercury News, planteó en el año 2005 la conveniencia de dar lugar a relaciones más interactivas y participativas entre la prensa y la audiencia. Tal fue el origen de lo que se conoce con el nombre de periodismo ciudadano, un movimiento que suscitó en miles de entusiastas el ánimo de compartir información e intervenir en el mainstream de la comunicación social a través de webs, blogs, redes sociales y otros soportes de tecnología digital.

La apuesta de Gillmor de propiciar la creación de noticias desde espacios y por individuos ajenos a la prensa buscaba que la información masiva dejase de ser un bien exclusivo de los medios, y en numerosos casos los resultados han sido extraordinarios al punto de que blogs y redes sociales se han convertido en ingredientes indispensables de las versiones electrónicas de diarios y revistas, dándoles un valor agregado.

Los dilemas en torno a este fenómeno provienen de un hecho que los periodistas conocemos bien: la libertad de prensa tiene un precio, y si queremos ser congruentes con ella hay que estar dispuestos a pagarlo. Tratándose de internet, este precio podría ser todavía mayor. Sin embargo, no deja de preocupar que cada vez con menos escrúpulos quienes están fuera del periodismo, e incluso dentro del propio periodismo, consideren que la verdad es relativa y admite negociación.

De visita en España el año pasado, Ben Bradlee, quien tenía las riendas del Washington Post durante las investigaciones del caso Watergate, les recordaba a los reporteros del diario ABC que “los periodistas son los mejores detectores de mentiras”. Aun cuando esta frase data de inicios de la década de 1970, cobra absoluta vigencia en momentos en que las verdades a medias y las mentiras sin ambages -las posverdades- pretenden enseñorearse desde las cómodas plataformas que ofrece la tecnología digital.

Sobre este mismo tema, Mikel Ayestarán, corresponsal del diario madrileño, sostiene que “da lo mismo escribir una historia en 140 caracteres o en 14,000 palabras”. “Lo importante es el fondo. Hemos cambiado la forma de comunicar, con más inmediatez y proximidad, pero lo fundamental es el contenido”.

El llamado por volver a las fuentes del oficio -la búsqueda y revelación de la verdad sin más- es claro. Para unos más que para otros.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *