Medios: ¿por qué la autorregulación es tan necesaria y a la vez esquiva?

medios: ¿por qué la autorregulación es tan necesaria y a la vez esquiva?

Hace algunos años, cuando en Lima y en el resto del país sólo teníamos acceso a la señal de televisión de un reducido número de canales, un programa escandalizó a todos por una secuencia en donde se le pedía a una de sus integrantes comerse un rocoto entero a cambio de una cantidad de soles. Algunos años después otro de los llamados canales grandes hizo lo suyo cuando una conductora pidió que una participante de su reality lamiera las axilas de otro participante por una cantidad de dinero. ¿Y qué paso? Bueno, como un antiguo locutor de televisión señalaba, ¡aquí no pasó nada!

Una mujer asesina a dos personas, pero más allá del hecho violento y sus consecuencias los medios difunden su perfil de redes sociales, fotografías con armas, brindan datos de su vida y los primeros minutos de sus principales noticieros dos días seguidos en una especie de “glorificación”. Se dan hechos de violencia sexual y vemos en los principales medios recreaciones o alusiones, comentarios desafortunados, todos centrándose en los victimarios y poco en las víctimas.

Los excesos en los medios de comunicación han sido desde siempre parte de la ecuación por rating. En un país en donde la televisión y la radio forman parte del día a día de las personas es sumamente importante pensar en qué y cómo los medios seleccionan sus contenidos. Algunas cifras que nos hacen pensar: más del 87% de hogares tienen acceso a la televisión y el 80% a la radio. Esto permite saber que más de 7 millones de hogares peruanos consumen los contenidos de la televisión y la radio abierta.

Si bien los medios de comunicación, en especial los audiovisuales, nacieron con la finalidad de entretener, ello no los exime de desarrollarse dentro de lo que el contexto social de su comunidad pide y espera. En el Perú el artículo 14 de la Constitución señala que “los medios de comunicación deben colaborar con el Estado en la educación y en la formación moral y cultural.” Cierto es que un medio de comunicación es una empresa, pero es una empresa que puede ingresar diariamente a la vida más privada de las personas. Es una empresa que puede influir y persuadir. No podemos tapar el sol con un dedo. Los medios de comunicación son la presencia principal en el contexto de un país poco institucionalizado, donde el Estado no puede llegar a todas las zonas y donde la violencia en todas sus formas cada día escala más.

La autorregulación de los medios es vital pero esta es una evaluación que se hace ex post y no ex ante. El problema radica justo ahí. Un medio de comunicación no puede excusarse con el argumento de “el público lo pide” y el público no puede ser un ente apático que sólo recibe lo que los medios le brindan. Si bien hoy existen grupos civiles organizados en torno a los contenidos de televisión, principalmente, son aún pocas las denuncias presentadas tanto a la SNRTV o a CONCORTV.

¿La autorregulación de los medios de comunicación acabará con la violencia? La respuesta es no, dado que ellos representan la realidad de su contexto, brindan información sobre aquella. Sin embargo, mejorando la forma en la que esta es expuesta podríamos hacer mucho. Sobre todo si sabemos bien que muchas veces sus contenidos llegan “sin pedirlo” a toda la familia. Según algunos medios, en el Perú se venden anualmente 1.2 millones de televisores.

Como sociedad civil no debemos, tampoco, satanizar a los medios. Su fin no es educar, pero sí deben poder alinear sus contenidos al tipo de construcción social que queremos tener. Y ahí hay otro problema: ¿cuál es esa sociedad tipo? Lo vemos todos los días donde cada grupo social cree tener la razón, donde todos quieren que su forma de pensar sea la dominante. ¿Qué es ser peruano? Más allá del hecho de nacer en un espacio geográfico, ¿qué es ser peruano? Ser peruano, más allá de cualquier definición, debería incluir el respeto.

Los medios son parte del problema y de la solución, pero no son el problema en sí mismos. Los medios recrean y reflejan a la sociedad y si esta sociedad no quiere verse reflejada de la manera violenta en la que hoy se ve, debe cambiar, medios incluidos.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *