Huella digital o la toma de conciencia de la reputación online

huella digital o la toma de conciencia de la reputación online

reputación-online.org

Cuando hablamos de la reputación de una empresa o marca a nuestra mente vienen conceptos asociados con las experiencias que hemos mantenido con sus productos o servicios. Esta reputación puede y debe ser trabajada, a nivel de imagen e identidad corporativa y de manera estratégica, ya que es la empresa la responsable de gestionar una relación positiva con su entorno.

Sin embargo, cuando hablamos de la reputación de una persona muchas veces no relacionamos que, así como las empresas trabajan su imagen, también cada uno de nosotros debe trabajar la forma en que se relaciona con los demás. Más aún en los tiempos de Internet, cuando todo se sabe.

Cuando hablamos de la reputación que tenemos en Internet hablamos de nuestra huella digital, de la marca que dejamos en esta gran red electrónica cuando realizamos cualquier actividad online. Comentarios en redes sociales, fotos o videos compartidos en medios digitales, lugares que visitamos, artículos recomendados, compras realizadas, búsquedas, correos, juegos en línea, chats, comunidades; es decir, toda la actividad que realizamos forma parte, queriéndolo o no, de nuestra identidad y contribuye a nuestra reputación en la web.

Comúnmente pensamos que Internet existe para poder observar y compartir lo que pasa, pero olvidamos que a través de esa pantalla también somos observados y que compartimos nuestra vida con otros. Es por ello que debemos ser responsables de lo que se publica en red sobre nosotros o lo que nosotros publicamos, ya que estos datos pueden influir positiva o negativamente en nuestra reputación.

Hoy es cada vez más común que en el mundo laboral las personas con las que nos relacionamos realicen una búsqueda simple de quienes somos y cómo nos comportamos a través de la red para elaborar un perfil antes de conocernos inclusive. Si somos usuarios de Internet nuestros movimientos pueden brindar información básica sobre nuestros gustos, visitas, pasatiempos, desarrollo y desempeño profesional. Del mismo modo, debemos ser conscientes de que toda la información que brindamos en red es monetizada por empresas que venden o utilizan nuestros datos con nuestro permiso o no. Con la información que brindamos de índole comercial o financiera más nuestros datos personales, personas inescrupulosas podrían hacernos víctimas de fraudes financieros o suplantar nuestra identidad.

Así como en la vida offline decidimos con qué personas relacionarnos y cómo hacerlo, de esa misma forma debemos ser conscientes de cómo y con quién (personas, empresas, aplicaciones) nos relacionamos por Internet, ya que muchas veces la información no será posible de eliminar.

En el mundo existen diversas organizaciones que buscan educar a los usuarios de internet sobre su funcionamiento y en las acciones a tomar sobre la gestión de la información en ella. Una de estas organizaciones es “The Internet Society” (http://www.internetsociety.org/), que propugna el acceso universal a Internet y entre sus objetivos señala el apoyar con educación para mejorar la experiencia en línea.

La imagen que presentamos y la reputación que desarrollamos en Internet debe ser pensada para evitar exponernos y aprovechar los beneficios de este medio. Ya sea que nuestro objetivo sea profesional o no, todos debemos ser conscientes de nuestra huella digital y establecer los criterios básicos de lo que queremos que se exponga o no sobre nosotros. Mucho más si a través de nuestro comportamiento en la red podemos exponer a otras personas como nuestra familia.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *