Televisión insustancial y falsas transmisiones en vivo

televisión trivial y supuestas transmisiones en vivo

Vía satélite, microondas y microbambas

Últimamente los noticieros matutinos se han dedicado a cubrir su pauta informativa con enlaces “en directo” en donde se muestran, en incontables minutos, líos entre vecinos, maltratos a mascotas, desalojos y cualquier otro evento de importancia solo para el barrio.

Pero, ¿cómo es que las diatribas y broncas populacheras en vivo han llegado a cubrir las pantallas de la televisión? Sin duda, por su bajo costo de transmisión, y, además, porque los medios de comunicación nos han acostumbrado a creer que hechos sin importancia son noticia.

La búsqueda de la inmediatez

Para la prensa el deseo de transmitir imágenes en vivo probablemente surgió con la invención del cine. Pero los adelantos tecnológicos de la época simplemente no lo permitían. El proceso de revelado y montaje cinematográfico hacía imposible mostrar en una pantalla lo que ocurría en el mismo instante de la filmación. Con la invención de la televisión en los años 30, que permitió la transmisión de señales de video a distancia, el sueño del enlace en directo empezó a volverse realidad (1). En las Olimpiadas de Berlín, en 1936, todavía se utilizaba la película para registrar los eventos deportivos, pero el revelado y montaje se hizo casi al instante en unidades móviles que podían retransmitir la señal televisiva con un pequeño retraso (2).

Sin embargo, en las décadas siguientes la televisión evolucionaría a pasos agigantados. En 1957 la Unión Soviética colocó en el espacio el primer satélite (Sputnik), dejando abierta la posibilidad de retransmitir señales televisivas en el mismo momento en que ocurrían los hechos de un lado del mundo a otro, cosa que se pudo lograr en 1962 con el satélite norteamericano Telstar (3).

La que se considera la primera transmisión internacional en vivo fue “Our World”, realizada por la BBC en Gran Bretaña el 25 de junio de 1967. Se invitaron a catorce artistas del mundo entre los que destacaban Pablo Picasso y los Beatles. Estos últimos interpretaron por primera vez la canción “All you need is love”. El tema había sido compuesto por John Lennon especialmente para el cierre de la transmisión, que fue vista por 400 millones de personas en casi 30 países (4). Desde allí, las transmisiones en vivo, aunque costosas, se realizaron de vez en cuando para transmitir desde un mismo lugar a todo el mundo, imágenes en directo de eventos deportivos (olimpiadas y mundiales de fútbol) y concursos (festivales musicales y certámenes de belleza), entre otros.

Las microondas terrestres permitieron que la señal llegara con más claridad y a menor costo de antena a antena en los años 90, por lo cual los noticieros empezaron a transmitir imágenes en vivo de hechos nacionales y locales. Pero algunos programas periodísticos utilizaron también el acriollado recurso de las “microbambas” (5)

Internet y las redes sociales hicieron también un gran aporte a las transmisiones en vivo, permitiendo que cualquier usuario con un smartphone en la mano pueda transmitir en vivo -vía Facebook- cualquier cosa que él crea interesante compartir. Es evidente que, a medida que se abarata el costo de transmisión, se difunde el uso de la tecnología y también se reduce la calidad en los contenidos. Es por eso que hace décadas veíamos en directo eventos internacionales de suma importancia, y ahora contemplamos la fiesta de cumpleaños de nuestros parientes en otro país o en otro distrito. Las transmisiones en vivo, que antes eran un acontecimiento nacional, se han convertido, con el paso de los años, en algo cotidiano y sin mayor importancia. Mirar en los noticieros los enredos de barrio en directo, así como la frase “Está transmitiendo en vivo” que aparece en Facebook a cada instante, nos recuerdan que vivimos en tiempos de banalidad de la información.

*Este post es una colaboración de Néstor Rivera, docente de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Privada del Norte.

(1) El escocés John Logie Baird es considerado el padre de la televisión, aunque la BBC de Londres ya transmitía señales televisivas con mayores líneas de resolución que las de Baird en 1937.

(2) La proeza del sistema la realizó la empresa alemana Telefunken, tal como se aprecia en el documental Grandes genios e inventos de la humanidad (Crest Films, 2007).

(3) El Telstar fue el primer satélite comercial del mundo, lanzado al espacio por Estados Unidos y diseñado especialmente para retransmitir señales telefónicas y televisivas.

(4) La transmisión vía satélite de “Our World”, incluía una entrevista al teórico de la comunicación Marshall McLuhan, y enlaces en directo con países como Estados Unidos, Japón y Australia, entre otros. Sin embargo, el segmento más recordado es el que protagonizaron los Beatles para cerrar el programa.

(5) En los años 90 se llamaron “microbambas” a las transmisiones que fingían ser en vivo, pero que en realidad eran grabadas y editadas previamente. Las «microbambas» surgieron por la competencia entre los medios de prensa y por la imposibilidad de tener recursos de producción para la transmisión en vivo de un hecho importante.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *