Comunicación: para entender la verdadera vocación

vocación comunicación

Es insólito conversar con estudiantes de los primeros ciclos y descubrir que muchos empiezan sus estudios en comunicaciones bajo la premisa de no me gustan los números, y en algunos otros casos la de quería ser actor, bailarín, poeta, literato o músico, pero debido a que sus principales financistas (padres) perciben esas profesiones como poco rentables, no consiguieron desarrollar sus talentos innatos y se vieron forzados a elegir prematuramente la comunicación.

Insólito, porque en una sociedad donde necesitamos potenciar nuestras habilidades para conseguir mejorarla, nuestros jóvenes se ven exigidos a orientar sus vidas a campos de acción que no les permiten desarrollarse y destacar adecuadamente en aquello para lo que son capos, sino que son incluidos en un sistema donde no podrán destacar debido a su falta de entusiasmo o a las limitaciones que genera estar obligado a ejercer una actividad diferente a la soñada.

¿Dónde falla la elección? En la limitación propia, en la desidia, en la falta de valoración de muchas actividades artísticas y técnicas, o simplificando el asunto, en la búsqueda afanosa de rentabilidad sobre el seguimiento de una autorrealización gratificante. Y resulta contradictorio. Quienes se ven forzados a estudiar profesiones sin vocación, suelen esforzarse en conseguir trabajos promedios con ingresos promedios, sin lograr destacar en su propio campo, pero quienes son orientados a potenciar sus talentos y habilidades para aplicarlos en la vida diaria y conforme a su propia vocación, logran destacar, se ubican en sus propios campos laborales y sobre todo obtienen el reconocimiento por sus labores. Esto debe ser apreciado con especial claridad por los futuros comunicadores.

Es tiempo de potenciar a los estudiantes y llevarlos a su propio desarrollo personal para propiciar en ellos un crecimiento integral, donde sus talentos y preferencias les permitan ser felices, desempeñar funciones para las que son aptos y, sobre todo, lograr su propia realización personal.

Un camino arduo de acompañamiento, pero sobre todo de orientación, con quienes durante su formación profesional deben lograr potenciar aquello en que destacan, y luego habrá que motivarlos a seguir esforzándose para ser realmente útiles en esta sociedad que construimos día a día.

*Este post es una colaboración de Guillermo Maura Lau, docente de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Privada del Norte.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *