Edgar Barroso o el emprendimiento musical

upn_blog_wa_edgar-barroso-emprendimiento_09-dic

Se considera con frecuencia que el emprendimiento, si ha de ser válido, ha de estar orientado a la obtención de resultados y réditos monetarios. El compositor y doctor en Música mexicano Edgar Barroso piensa que no siempre tiene que ser así. Y lo más importante, su propia vida y los logros que ha obtenido como compositor y músico demuestran que está en lo cierto.

Nacido hace 39 años en la ciudad de León, estado de Guanajuato, Barroso da cuenta de una afición musical que se hizo manifiesta a temprana edad y supo sacar adelante a pesar de las adversidades que suele confrontar la vocación artística en nuestros lares. Luego de un proceso formativo de largos años, a raíz de un incidente poco grato que afectó a su familia en México, el compositor hizo un alto y pudo darse cuenta de que hay personas a la espera de ayuda. «Decidí que había llegado el momento de involucrarme en los problemas de mi país», expresa.

Tal fue el inicio de un camino en el que puso en práctica un aprendizaje de la infancia: conocer los códigos. Ello de la mano de una premisa que Barroso ha tenido presente en todos sus emprendimientos: «novato forever», o lo que es lo mismo, la conciencia de que uno no lo sabe todo y es conveniente ir por la vida con la disposición de aprender. Después de indagar de qué manera echar a andar los proyectos, comprendió que necesitaba de la intervención de otras personas y fue así como surgió «60 minutos por México», un proyecto de voluntariado que reafirma su creencia en la acción colaborativa.

Vendría más adelante «Manos al sonido», una idea que busca despertar en los niños de zonas deprimidas el encanto por la música. «A través de este proyecto enseñamos a los niños a crear sonidos, queremos que descubran lo que se puede hacer a través del sonido en el cine y otras creaciones».

Barroso está convencido de que la música puede lograr que los niños sean mejores personas. «Serán mejores no solo si son músicos, sino también si eligen otras profesiones».

Otro proyecto que ocupa al compositor es el de «Código para todos», a través del cual brindan capacitación para que los jóvenes desarrollen competencias para los oficios digitales. El objetivo es que las personas puedan sustentarse trabajando desde sus casas.

El bagaje que acumula a pesar de su juventud le permite afirmar a Barroso que «existe en temor de involucrarnos en los problemas porque creemos que tenemos que ser expertos para resolverlos». Para él, el deseo y la voluntad de hacer algo puede más que el desconocimiento que tengamos de las cosas.

Ocupando la música un lugar primordial en su vida, el compositor refiere que «escribo música porque haciéndolo encuentro paz». En ese sentido, no duda en decir que es necesario reconsiderar el papel de la música en la formación de las personas, pues hay en ella una dualidad de belleza y bondad. Podríamos añadir que también verdad.

En el balance, Edgar Barroso extrae lecciones de todo lo que ha hecho hasta el momento: 1) Es necesario que las personas sean creativas desde la niñez (a diferencia de lo que ocurre con la aplicación de metodologías esquemáticas), 2) Los emprendimientos son necesariamente colaborativos, 3) La tecnología debe manejarse bajo premisas inclusivas, 4) Hay que brindar ayuda a los jóvenes, 5) Se necesita de voluntad para crear belleza y bondad y 6) Las humanidades son hoy más importantes que nunca, ya que es indispensable que las personas sepan en qué emplear la tecnología.

Fuentes:

http://covolucion.com/edgar-barroso-biografia/acerca-de-edgar-barroso/

http://edgarbarroso.org/

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (1 valoraciones, promedio: 1,00 de 3)
Cargando…

Si estás interesado en estudiar en UPN, déjanos tus datos y te contactaremos a la brevedad.

Un momento, estamos procesando la información ...

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *