Israel, pequeña potencia tecnológica

israel working adult

Situado en una zona históricamente conflictiva y de escasos recursos hídricos, Israel sorprendió al mundo cuando a pocos años de su fundación, ocurrida en 1948, creó innovadores sistemas de riego tecnificado que le permitió desarrollar una agricultura de punta y elevada productividad.

Muchos podrían pensar que con asegurar la provisión de alimentos bastaba, pero este país de 22,0000 kilómetros cuadrados (la superficie de La Libertad) no se detiene en el propósito de consolidar su economía y el nivel de vida de su población. Y así, luego de soportar durante los años 80 un proceso inflacionario que generó déficits públicos y una caída de la inversión, Israel comenzó a apostar decisivamente por el desarrollo de tecnología.

Producto de ello, actualmente existen en el país alrededor de 4,000 compañías tecnológicas, y por si eso fuese poco 80 de las 500 mayores empresas del mundo han establecido filiales en Israel que se orientan a la investigación e innovación. De suerte que, después de Silicon Valley, Tel Aviv es el polo de tecnología e innovación más importante del mundo. Apple, Google, Intel y Microsoft, entre otras corporaciones, cuentan con proyectos que se llevan a cabo en Israel.

En consecuencia, el sector tecnológico representa el 12% del PBI nacional y la mitad de las exportaciones.

El factor clave del auge tecnológico que experimenta Israel fue la apuesta por atraer capital de riesgo internacional; es decir, fondos orientados a financiar nuevas ideas y nuevas empresas. Para ello, el Estado se comprometió a compartir el riesgo con los inversionistas planteándoles condiciones ventajosas a través de un programa de fondos de capital riesgo. Esta medida propició la llegada de capitales y en tan solo una década a Israel habían ingresado US$ 15,000 millones para nuevas inversiones. Hoy este país tiene uno de los mayores ecosistemas de capital emprendedor en el mundo.

También la inmigración ha jugado un papel importante en el salto de la economía israelí de los últimos años. En su constitución Israel recoge explícitamente la necesidad de tener una política de inmigración abierta, y esto ha posibilitado la llegada de profesionales calificados. Este hecho confirma que las naciones más ricas tienden a ser aquellas que tienen una mayor cantidad de inmigrantes, entre otras razones porque éstos tienen tasas de emprendimiento más altas.

Todas estas políticas han repercutido en una educación de altísima calidad y un mayoritario sector de la población que ha realizado estudios universitarios. Otro valioso rasgo del sector educativo en Israel es la integración entre empresa y universidad, que posibilita precisamente la sostenibilidad de los proyectos de investigación y desarrollo tecnológico.

Sin duda, un caso que ratifica que el progreso de las naciones no está vinculado a los recursos o a la extensión territorial que estas posean, sino más bien a una educación de calidad y a las acciones inteligentes y oportunas que sus gentes llevan adelante.

Fuentes:

http://www.lagranepoca.com/archivo/30580-israel-semillero-para-innovacion-agraria.html

https://www.youtube.com/watch?v=A9Z6vEciO94

http://www.datosmacro.com/paises/israel

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *