Hablemos de comunicación

Se dice que es una habilidad blanda de primera importancia en todo líder que se precie de tal. Sin embargo, pese a las implicancias de su adecuada utilización y al interés que genera a nivel ejecutivo en los últimos tiempos, a menudo la comunicación confronta no pocos problemas.

upn_blog_wa_communication_28 may

Problemas que ni aun la tecnología de avanzada logra superar. En relación a estos artilugios, con frecuencia la primera pregunta que nos hacemos es: “¿qué cosas permite y cómo puedo utilizarlo?”. Lo cierto es que esta debería ser tal vez la última cuestión en torno a las herramientas tecnológicas.

El punto de partida es recordar que la comunicación supone mucho más que la simple transferencia de datos. Se trata en realidad de un proceso complicado que involucra al menos a dos partes y que plantea otras dos preguntas esenciales: i) “¿por qué me estoy comunicando?”, y ii) “¿qué espero obtener con esta comunicación?”. Si no tenemos claros estos dos puntos, los equipos que utilicemos y nuestro brillante discurso probablemente no servirán de gran cosa.

Pueden ser varias las razones por las que nos comunicamos con una persona o con una audiencia. Entre las más usuales tenemos:

–  Obtener información que necesitamos para tomar acción.

–  Transmitir información importante a otros.

–  Persuadir a otros a hacer algo.

–  Conocer lo que otros están pensando.

Esto es lo primero que debemos despejar. En torno a lo que esperamos obtener con nuestra comunicación, nos situamos en una instancia crítica en la transmisión de un mensaje. Después de todo, es necesario considerar no sólo los datos que se envían, sino también los resultados que deseamos que se generen en el corto, mediano y largo plazo. Plantéese en ese sentido lo siguiente:

–  ¿Qué acción deseo que tome(n) mi(s) interlocutor(es)?

–  ¿Cuáles son las implicancias de mi relación con mi(s) interlocutor(es)?

–  ¿Estoy brindando la suficiente información?

Tenga presente estos puntos. Usted puede enviar instrucciones específicas en un email sobre cómo hacer algo, pero si quienes las reciben no están absolutamente seguros de por qué deben actuar como usted espera, no lo harán.

Cuando usted sabe lo que está haciendo así como los resultados que espera lograr con dichas acciones, las decisiones suelen ser eficaces y eficientes. Eso sí, no olvide tomarse un tiempo antes de iniciar el proceso de comunicación.

Fuente:

http://www.management-issues.com/connected/7060/the-two-big-communication-questions/

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *