Arquitectura con propósito: la trascendencia de contribuir al desarrollo de la comunidad

Motivada por mejorar la calidad de vida de los pobladores de un asentamiento humano de Moche, nuestra estudiante de Arquitectura Ana Ruiz desarrolló un proyecto que les permite a los niños contar ahora con un área de esparcimiento. Conozcamos su inspiradora experiencia.

arquitectura

Nuestra estudiante Ana Ruiz considera que los buenos arquitectos deben actuar pensando en las necesidades de las personas.

En el último ciclo de la carrera de Arquitectura y Urbanismo en nuestro campus Trujillo, Ana Ruiz asegura que desde su profesión se puede brindar aportes para mejorar la calidad de vida de las personas.

Hace un año, cuando se organizó el I Concurso de Responsabilidad Social, tuvo la oportunidad de participar con una propuesta medioambiental, experiencia que concluyó exitosamente con la obtención del primer premio que sería el financiamiento del proyecto que presentó.

Renace es un proyecto que busca mejorar la calidad de vida de la población del asentamiento humano Torres de San Borja, ubicado en Moche, a través de la habilitación de áreas de esparcimiento y la recuperación de espacios que contenían basura y montículos de arena. Además, tiene un importante componente medioambiental al utilizar materiales reciclados.

Arquitectura para mejorar la calidad de vida de las personas

Tras recibir el premio, Ana indica que nuestra universidad le brindó apoyo a través de una asesora para que la guiara en la ejecución de su proyecto. El dinero fue depositado en una cuenta, se realizó la contabilidad de los gastos, se conversó con la municipalidad y luego se acercaron a la comunidad para proponer un trabajo conjunto y la ejecución de la obra.

arquitectura

Los niños del asentamiento humano Torres de San Borja cuentan ahora con un área de juegos implementado con productos reciclados.

“A medida que fuimos avanzando el proyecto, nos dimos cuenta de que el dinero no alcanzaba, así que con mi asesora vimos la manera de recaudar más fondos. Hice un volante para conseguir apoyo, lo compartí en todas mis redes sociales y de 10 en 10 fui recaudando lo suficiente”, refiere nuestra estudiante.

Después de recibir el apoyo de la municipalidad de Moche con la mano de obra para limpiar el terreno y también el de los pobladores, Ana relata detalles de su experiencia: “Iba todos los días a supervisar el trabajo en el terreno y lo más bonito era recibir el agradecimiento de las personas. Un par de veces me ofrecieron almuerzo, fueron muy amables, incluso los niños se acercaban a preguntarme si podían ayudarme con algo y me decían que cuidarían el parque. Me comuniqué con el presidente de la Junta Vecinal antes de la pandemia y me dijo que todo sigue bien cuidado”.

Nuestra futura arquitecta está interesada en el tema medioambiental y piensa desarrollar su propia marca enfocada en la sostenibilidad y la automatización de edificios. Considera asimismo que un buen arquitecto UPN tiene que pensar en las necesidades de las personas. “Un proyecto no solo tiene que estar bien hecho, sino que debe considerar la estética y los espacios enfocado en mejorar la calidad de vida de las personas”, acota.

“La satisfacción que uno tiene al ayudar a otras personas no se compara con nada. La idea es aplicar siempre lo que tú sabes en beneficio de los demás. Ver jugar a los niños en un espacio que antes no tenían me dejó sin palabras, no puedo describir la sensación. Si tienen la oportunidad de participar en proyectos sociales, háganlo”, invoca Ana para concluir.

Conoce más sobre proyectos comunitarios, sostenibilidad y otros temas de arquitectura ingresando a nuestra plataforma de blogs.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (1 valoraciones, promedio: 3,00 de 3)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *