La carencia de un plan urbano como causa de siniestros

La carencia de un plan urbano como causa de siniestros

Hace unos días comentaba en una entrevista con el diario Gestión, que luego se replicó en mi blog de Decanato, sobre la necesidad de reubicar los almacenes de mercancías e instalaciones industriales que se encuentran en zonas urbanas de la ciudad de Lima en los nuevos parques industriales[1]. Y mencioné el corredor industrial de las avenidas Argentina y Venezuela, así como los almacenes y fábricas del centro histórico, por el riesgo que implican para la población.

Es terrible que escribiendo sobre estas cosas se acierte en la debilidad estructural del crecimiento de Lima, como lo fue constatar el terrible incendio de la galería Nicolini que ha costado vidas y que hasta hace poco aún continuaba ardiendo.

Supimos de jóvenes trabajadores que murieron encerrados y sin salvación posible, de personas moviendo heridos desde el centro hospitalario ya que éste fue vaciado como medida de prevención, de gente que lo perdió todo con el fuego, de bomberos heroicos trabajando sin descanso, de daños por varios miles.

«Moviendo heridos desde el centro hospitalario, ya que vaciaron el hospital cercano como prevención.»

De toda catástrofe se deben extraer lecciones. La ciudad tiene que mejorar. Y la primera conclusión que salta a la vista es que -no porque todo el mundo lo sepa deja de ser grave- Lima es asiento de actividades industriales y de almacenamiento sin control, sin fiscalización y sin orden. Y que cuando se detecta alguna anomalía y se ponen sellos… no sirven de nada y todo continúa igual.

Pero todo este desorden se enmarca en un problema mayor que afecta a todos los habitantes y a todos los sectores de Lima.

Señores: la ciudad no tiene plan urbano

Es urgente la necesidad de contar con un plan urbano viable y actualizado para la ciudad. Que ordene los usos del suelo, el transporte y la movilidad urbana, los equipamientos grandes, medianos y pequeños, los parques y jardines, las grandes zonas de vivienda, etc.

la carencia de un plan urbano como causa de siniestros

Este plan, además, debe de ir acompañado de las políticas que lo hagan viable. Así, el Estado y la Municipalidad de Lima deben aportar políticas claras de saneamiento urbano, de respeto al uso del suelo, así como la normativa correspondiente, donde no se permita el uso industrial junto con el residencial, políticas de control que eviten que estos espacios sigan creciendo en su forma más brutal, sin arquitectura de por medio, con el simple apilamiento de containers y con formas de explotación laboral que sucedían en Londres a inicios de la Revolución Industrial en el siglo XIX, y que vemos reeditadas en esta modernidad de consumo de productos chinos re-etiquetados, engañando al consumidor. También se requiere políticas de apoyo fiscal que incentiven a los industriales a mover sus almacenes y sus actividades fabriles a los parques urbanos y a zonas determinadas fuera de la ciudad, donde éstas operen de manera válida y segura.

La ciudad se vuelve vulnerable cuando se invade el espacio público, cuando se construye sin respeto al reglamento de construcción y en zonas restringidas; cuando se realizan actividades industriales o comerciales en espacios no adecuados para ello y poniendo en peligro las edificaciones vecinas: desde los locales donde se venden solventes, pinturas, esmaltes y todo tipo de reactivos químicos, hasta los sitios de almacenamiento repletos de materiales inflamables como el siniestrado.

Lima, sus autoridades, deben de tomar en cuenta el bienestar público y actuar preventivamente, y no esperar a que suceda otro evento catastrófico evitable para volver a darnos cuenta de que la ciudad es insostenible sin un plan urbano.

 

[1] Como ya decía anteriormente, las áreas de parques urbanos existentes en iniciativas privadas -Lurín (1.5 has) y Chilca (0.9 has)-, y mediante resolución del Estado -Ancón (1,340 has)- con  una concentración de suelo para instalaciones industriales de 3,740 hectáreas y una ocupación del 30% en general. Estos parques ofrecen suelo que posibilitan el traslado de fábricas y almacenes industriales fuera de la ciudad central.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *